PRUEBA 4: LA GAITA ZAMORANA

 

" Hacíales el son una gaita zamorana"

Escribió Cervantes hablando del cortejo que precedía a los novios

Se podría pensar que tal instrumento no era típico de aquí, sin embargo hay que reseñar que los primeros pobladores de Munera tras la Reconquista fueron los soldados del ejército cristiano que venían del norte. El estudio genealógico de los apellidos munereños desmuestra esto. Del norte son los Tarancón, Aguado, Moreno, Varea, Peinado, Solana, Escudero, Nieto, Cerro y Blazquez todos ellos apellidos habituales en Munera.

Estos hombres que se quedaron trabajando estas tierras fueron los que imprimieron a Munera sus costumbres y tradiciones y fruto de ello es la afición a la gaita zamorana o que la jota popular munerense sea una copia exacta de la jota vasca.

Además hay constancia de que en el Voto de la Villa que promulgó el Concejo de 1756, se mandaba traer para amenizar las fiestas una "dulzaina" (en otros tiempos a la gaita zamorana se le llamó dulzaina).